Image by Ryan Moreno

Tendencias ESG






Newsletter, 27 de Julio de 2022


Hablemos de los créditos de carbono. En un imaginario de su ejecución perfecta, las compañías o naciones adquieren estos instrumentos para cumplir con sus compromisos de mitigación del cambio climático para compensar las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero que no son técnica o económicamente posibles hoy. Entonces, las inversiones más bien serían destinadas a quienes ya dedican su tiempo y recursos a la protección del medio ambiente y la conservación de los territorios.

Hasta aquí todo suena bien: los grandes gobiernos o compañías, con importantes flujos de efectivo, se beneficiarían de una tarea que ya otros realizan; y quienes tienen un interés genuino en la contención del cambio climático tendrían los recursos que, en la mayoría de las ocasiones, les son casi imposibles de obtener. Pero la realidad tiene sus matices y estos mercados no están funcionando del todo bien.

Hoy es miércoles y en ESG Latam te queremos hablar de este tema, del valor del mercado de la naturaleza y de qué tanto aportan los autos eléctricos a la mitigación del cambio climático.

Empecemos.


BP y un pago de 40 dólares por trabajar dos años en México

Una investigación de Bloomberg Green reveló que el gigante petrolero BP pagó 40 dólares a 133 miembros de una comunidad de campesinos de Coatitila, un poblado al norte de México, por el trabajo de dos años en la conservación de sus bosques que fue traducido en créditos de carbono comprados por la compañía inglesa para cumplir con sus compromisos climáticos.


Pronatura y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), dos de los nombres más confiables en cuanto a trabajo relacionado con la contención del cambio climático, participaron como facilitadores del proyecto denominado CO₂munitario. La gestión del programa dejó al descubierto los problemas resultantes de una ausencia de regulación de este mercado en México.


BP se topó con una ganga en algunas de las áreas más pobres de México, dice en el texto de Bloomberg Green. La petrolera pagó 4 dólares por créditos de carbono a más de una docena de comunidades en áreas remotas del país. Para dimensionar, la compañía inglesa pagó el 15% de lo que usualmente se paga por estos créditos en México. Los compradores de este tipo de instrumentos pagan hasta 16 dólares por ellos. “La falta de supervisión podría dejar a las personas que viven en pobreza expuestas a la explotación, en nombre del progreso climático”, dice el autor en el reportaje publicado hace unos días.


Un reporte de Bloomberg dice que unos días después de publicada la investigación, funcionarios de la administración mexicana se reunieron con organismos del sector de compensaciones de carbono para pedir una distribución justa de los beneficios. Quizá esto nos hable de una probable próxima regulación en el mercado mexicano.


Puedes leer la investigación de Max de Haldevang, reportero de Bloomberg, en inglés o en español.


¿Solución o conflicto?

Karla Macías, investigadora asociada en ESG Latam, nos ayuda a entender un poco más de los problemas detrás de la implementación de este mecanismo en México, evidenciados por la investigación de Bloomberg Green.


La no regulación de estos mercados, como en el caso mexicano, está provocando bajos precios, poca confiabilidad de los créditos y que las comunidades -que viven generalmente en condiciones precarias- no obtengan los beneficios acordes con su trabajo y a lo que pueden ganar las grandes compañías al comprarlos. Los mercados voluntarios de carbono están creciendo de manera acelerada y su regulación se está volviendo una necesidad urgente.


“El programa podría estar creando un impacto contrario a uno de sus objetivos, dado que los precios tan bajos pagados por compensación podrían incrementar las desigualdades y la pobreza en estas comunidades rurales”, escribe Karla Macías en su artículo en Animal Político.


El valor de mercado de la naturaleza

Las decisiones basadas en un estrecho conjunto de valores de mercado de la naturaleza están sustentando la crisis mundial de la biodiversidad, dice la Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés).


Una evaluación realizada por 82 científicos -algunos de ellos y ellas latinoamericanos- y elaborada durante cuatro años, ha concluido que el poco valor que se le da a la naturaleza en las decisiones políticas y que el enfoque global en beneficios de corto plazo -como el crecimiento económico- son algunos grandes factores de la crisis ambiental.


“Aunque a menudo son privilegiados en la formulación de políticas, estos valores de mercado no reflejan adecuadamente cómo los cambios en la naturaleza afectan la calidad de vida de las personas”, dice el estudio. El texto señala la ausencia de métodos de valoración para integrar de manera transparente variables relativas a la naturaleza, a los valores de mercado y las políticas públicas.

Aprende más aquí.


La verdadera aportación de los autos eléctricos

Uno de los peores escándalos en la industria automotriz en Alemania está relacionado con algunas compañías que decidieron truquear las pruebas de emisiones hechos a los autos convencionales para parecer menos contaminantes de lo que son realmente. Y ahora algunos estudios sugieren que los autos eléctricos tampoco son tan buenas alternativas para el medio ambiente como se nos ha vendido, reporta Wall Street Journal en un artículo de abril pasado.


Los vehículos eléctricos son responsables de emisiones considerablemente más bajas a lo largo de su vida útil que los vehículos convencionales a base de gasolina, según la narrativa convencional. Pero algunos estudios comienzan a poner en tela de juicio esta afirmación debido a las emisiones que se generan en la fabricación de estos vehículos y de las baterías esenciales para su funcionamiento. ¿Qué tanto aporta verdaderamente el uso de estos autos a la mitigación del cambio climático?


Esta publicación de CarbonBrief nos arroja algunas respuestas.


En ESG Latam promovemos las inversiones sostenibles e inclusivas en América Latina, conoce más de nosotros aquí y síguenos en Twitter y Linkedin.


Gracias por leernos.

 

Editora

Diana Nava, Editora ESG Latam


Consejo Editorial

Lilia Caiado, Chatham House

José Luis Reséndiz, Oxford Sustainable Finance Group

NEWSLETTER

Tendencias ESG

Recibe las tendencias financieras globales más relevantes para la transición sostenible y climática de América Latina seleccionadas y comentadas por nuestro consejo editorial de especialistas.

REGISTRO

Gracias