• White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Spotify

TCFD: la guía para reducir riesgos climáticos en mis inversiones





En la actualidad, existe una urgente necesidad de contar con mejor información para apoyar las decisiones de inversión, préstamos y seguros en los mercados financieros, así como para identificar la información necesaria para evaluar y valorar los riesgos relacionados con el cambio climático. Ante ello, los lineamientos del Task Force on Climate-Related Financial Disclosures (TCFD) son la guía más reconocida a nivel mundial.

Desde abril de 2015, los integrantes del G20 pidieron a la Junta de Estabilidad Financiera que convocara a participantes de los sectores público y privado para examinar cómo el sector financiero incluiría cuestiones relacionadas con el clima. El resultado fue la creación de un grupo de trabajo dirigido por la industria: el TCDF. El objetivo fue elaborar información financiera voluntaria sobre la relación de las actividades económicas con el clima, misma que debería ser útil para los inversores y demás interesados en la comprensión de los riesgos y oportunidades relacionadas con el cambio climático.


Puntos clave



  • El TCFD tiene el objetivo de guiar la elaboración de información financiera relacionada con el cambio climático, la cual tiene que ser útil para la toma de decisiones y permitir comprender los efectos de los riesgos y oportunidades relacionados con el clima.

  • Las recomendaciones están diseñadas para ayudar a las empresas a considerar y gestionar adecuadamente sus riesgos y oportunidades, centradas en cuatro áreas: gobernanza, estrategia, gestión de riesgos, y métricas y objetivos

  • El apoyo al TCFD es cada vez mayor. Más de 1.500 organizaciones apoyan el TCFD en todo el mundo. Además del apoyo de 110 gobiernos.

  • En los próximos años, se espera que los lineamientos del TCFD pasen de ser voluntarios a obligatorios en diversos países. Esto ya ha comenzado en Reino Unido y Estados Unidos.

  • Es recomendable que las organizaciones adopten cuanto antes los lineamientos del TCFD antes de que sea un aspecto obligatorio en sus países o sectores económicos, de esta forma, estarán mejor preparados y tendrán ventaja sobre sus competidores.



1. ¿Qué es el TCFD?


El Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés) es un grupo formado a petición del G20, que busca que las empresas integren y reporten los aspectos relacionados con el clima en sus respectivos negocios. El TCFD ayuda a que las empresas conozcan cuál será el impacto del cambio climático sobre ellas. Además, alienta a las organizaciones a que comiencen a revelar información financiera relacionada con el clima para facilitar su incorporación en los reportes financieros y al sistema económico.


Seguir las recomendaciones del TCFD incrementa las ventajas competitivas de tu empresa durante la transición hacia una economía de cero emisiones netas.

El TCFD publicó en 2017 una serie de recomendaciones que han transformado el panorama de la presentación de informes corporativos. Cuando las organizaciones utilizan dichas recomendaciones en la preparación de sus declaraciones financieras relacionadas con el clima ayudan a crear información de alta calidad para el mercado, que es útil para comprender los efectos de los riesgos y oportunidades relacionados con el clima en las organizaciones.



2. Recomendaciones del TCFD, ¿en qué consisten y por qué son importantes?


Con el fin de tomar decisiones financieras más informadas, es necesario entender cómo las cuestiones relacionadas con el clima pueden afectar la futura posición financiera de una organización. Particularmente, hay que distinguir que los riesgos climáticos pueden ser físicos o de transición, y que también se presentan oportunidades climáticas como el acceso a nuevos mercados y nuevas tecnologías.


Las recomendaciones del TCFD son importantes no sólo para contar con inversión informada y asegurada, sino también para mitigar el riesgo climático, adelantarse a una legislación inminente, incrementar ventajas competitivas y prepararse para transitar hacia las emisiones netas cero.

Las recomendaciones del TCFD señalan que la información sobre la huella de carbono debe reportarse en los informes financieros. Cabe resaltar que no especifican plazos para el corto, mediano y largo plazo, dado que el momento de los impactos climáticos en las empresas varía. Sin embargo, el TCFD recomienda que los encargados de la preparación de información definan los plazos en función de los siguientes factores:

  • La vida de sus activos (es decir, el tiempo durante el cual se utiliza un activo en la empresa hasta ser reemplazado o descartado).

  • El perfil de los riesgos relacionados con el clima a que se enfrentan.

  • Los sectores y geografías en los que operan.

  • La alineación a los requisitos nacionales de divulgación.



3. Elementos básicos de la información financiera recomendada para todos los sectores


Cada recomendación está diseñada para ayudar a las empresas a considerar y gestionar adecuadamente sus riesgos y oportunidades relacionados con el clima. Las recomendaciones se clasifican en cuatro áreas:


  • Gobernanza. Los elementos de reporte recomendados incluyen i. informar quién de la organización está evaluando y gestionando los riesgos y las oportunidades relacionados con el clima, ii. que los directores del Consejo garanticen que se apliquen las recomendaciones, iii. que la organización informe de manera efectiva sobre los riesgos relacionados con el clima y otros riesgos importantes y iv. la publicación de la información en sus informes financieros anuales.

  • Estrategia. Los elementos de reporte recomendados son i. identificar los riesgos y oportunidades relacionados con el clima en un horizonte temporal y ii. comprender cómo la empresa puede verse afectada en el largo plazo a través de análisis de escenarios relacionados con el clima. Para lo anterior, se recomienda el uso de dos escenarios: uno sometido a un alto nivel de emisiones de CO2 y otro basado en reducciones drásticas de CO2. Estos plazos deberían proyectarse hasta 2050, alineados a los objetivos del acuerdo de París, para obtener una visión a largo plazo.

  • Gestión de riesgos. Se recomienda aportar información sobre la gestión de los riesgos relacionados con el clima para garantizar una integración efectiva en toda la organización. Los elementos de reporte recomendados incluyen proporcionar información sobre los procesos de la organización para identificar, evaluar y gestionar los riesgos relacionados con el clima y describir cómo se integran estos procesos en la gestión general de riesgos de la organización.

  • Métricas y objetivos. Se recomienda que las organizaciones informen sobre las métricas y objetivos para que demuestren cómo preparan su crecimiento frente a futuras políticas y regulaciones que limiten las emisiones de GEI. Los elementos de reporte recomendados son i. divulgar las métricas y los objetivos utilizados para gestionar los riesgos relacionados con el clima, ii. declarar si el objetivo es absoluto o relativo, iii. establecer el año a partir del cual se va a medir el progreso, iv. establecer plazos para alcanzar el objetivo de reducción y v. incorporar indicadores de desempeño usados para evaluar el progreso hacia los objetivos. De acuerdo con el TCDF, los principios fundamentales la información es que sea relevante, específica y completa, clara y balanceada. Además, la divulgación debe ser constante en el tiempo, comparable entre organizaciones y sectores de la misma industria, deber ser objetiva, verificable y oportuna.



5. ¿Qué se ha logrado?


Tan solo tres años después de la publicación de las recomendaciones, el número de organizaciones que han expresado su apoyo al TCFD ha aumentado más de 85%, llegando a más de 1.500 organizaciones en todo el mundo y con casi 60% de las 100 empresas públicas más grandes del mundo. Además, la demanda de inversores, administradores y propietarios de activos han pedido o alentado a las empresas, cada vez más, a que presenten información alineada a las recomendaciones del TCFD, e incluso las han incluido en sus políticas de inversión.


Por otro lado, no sólo las organizaciones privadas han hecho uso de las recomendaciones. Más de 110 reguladores y entidades gubernamentales de todo el mundo apoyan el TCFD. También organismos internacionales se han sumado a este esfuerzo. Algunos ejemplos son el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, el Instituto de Finanzas Internacionales y la Iniciativa de Financiación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Alrededor de 60% de las 100 empresas públicas más grandes del mundo siguen los lineamientos del TCFD.

Los bancos centrales y supervisores de todo el mundo han alentado a las empresas que emiten deuda pública o capital a reportar su exposición a los riesgos climáticos de acuerdo con las recomendaciones del TCFD. Distintos gobiernos están incorporando las recomendaciones en sus políticas, legislaciones y regulación. En junio del 2021, el G7 declaró su respaldo a los informes obligatorios del TCFD, lo cual representa un avance en la legislación y una señal de que el mundo está comprendiendo el hecho de que el riesgo climático es un problema. Hong Kong, Reino Unido, Nueva Zelanda y Suiza se han convertido en las primeras cuatro naciones en requerir las divulgaciones del TCFD de manera obligatoria. Además, se espera que más países requieran lo mismo para la COP26, la conferencia de la ONU sobre el cambio climático.



¿Hacia dónde vamos?


Una de las principales preguntas para el futuro del TCFD es qué tan pronto más gobiernos comenzarán a hacer obligatoria la divulgación de riesgos climáticos. Ante ello, ¿qué tan preparadas están las empresas para cumplir con los requisitos que se establezcan?

Los países que han fijado objetivos de cero emisiones netas de carbono representan un área de oportunidad para generar legislación alineada al TCFD, debido que éstas proporcionan la base para exigir el cumplimiento de los requisitos de información financiera relacionada con el clima, que podría ayudar a evitar la fragmentación reglamentaria.

De lo que no hay duda es que existe una demanda urgente de coherencia y comparabilidad en la presentación de la información financiera relacionada con el clima. Por tal motivo, las recomendaciones del TCFD representan un enorme aporte y base para la inminente legislación que se espera, por lo que incluir las recomendaciones del TCFD en los negocios dará una ventaja sobre aquellas organizaciones que se atrasen en la carrera a la adaptación climática.

Es recomendable que las organizaciones comiencen la implementación de los lineamientos del TCFD antes de que sean obligatorias en sus países.

En conclusión, en ESG Latam creemos que la adopción de las recomendaciones del TCDF es una medida necesaria tanto para empresas y organizaciones privadas, como para gobiernos y reguladores, ya que ayudan a aclarar cuáles son los riesgos y las oportunidades relacionadas con el clima que existen en cada caso, así como sus estrategias de mitigación y adaptación. Las recomendaciones del TCFD brindan una guía sólida y completa para la presentación de reportes financieros que sean aplicables en todos los sectores de todo el mundo, permitiendo así un uso más generalizado. Es recomendable que las organizaciones comiencen la implementación de los lineamientos del TCFD antes de que sean obligatorias en sus países.