• White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Spotify

¿Cómo descarbonizar tu empresa desde un enfoque sectorial?





¿Qué dirección y velocidad debe tener el proceso de descarbonización de cada empresa? El Enfoque Sectorial de Descabornización (SDA, por sus siglas en inglés) es uno de los métodos más reconocidos para guiar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de las corporaciones. La iniciativa es avalada por organismos internacionales como Carbon Disclosure Project (CDP), el World Resource Institute (WRI), y el World Wide Fund for Nature (WWF). En este análisis, te explicamos en qué consiste esta metodología, y cómo puede ayudar a que las empresas de mitiguen y se adapten más rápido al cambio climático a partir de objetivos basados en ciencia climática.

Puntos clave

  • El SDA es una metodología para que las empresas reduzcan sus emisiones de GEI siguiendo objetivos sectoriales fijados para evitar un aumento mayor a 2°C en la temperatura global.

  • Esta metodología toma en cuenta el presupuesto y los escenarios de emisiones de carbono, la cobertura sectorial y de emisiones, la clasificación sectorial e indicadores de actividad, el alcance y la doble contabilidad de emisiones.

  • Los sectores que cubre son: la agricultura, silvicultura y otros usos del suelo, la construcción, transporte, industria, electricidad y calor y otras energías. Estos sectores cubren el 60% de las emisiones globales de GEI.

  • El SDA trabaja con proyecciones y pronósticos de diferentes sectores por lo que debe revisarse periódicamente para ajustar los objetivos.

  • Su adopción ayuda a definir objetivos de descarbonización a nivel empresa, brinda una guía sólida y completa basada en evidencia científica, aumenta la capacidad competitiva de las empresas al implementar nuevas tecnologías, y vuelve a los negocios más atractivos para los inversionistas.


1. ¿Qué es el SDA?

De acuerdo con Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), las emisiones en 2050 deben ser entre 41% y 72% inferiores a las de 2010 para evitar un aumento de temperatura mayor a 2ºC global. Para lograrlo, la acción climática empresarial es esencial. Por tal motivo, el SDA es una metodología útil que ayuda a las empresas a establecer objetivos y hojas de ruta de descarbonización para contribuir significativamente a la mitigación del cambio climático.


2. ¿Por qué es importante?

La metodología del SDA establece un presupuesto de GEI preciso por sector. Además, toma en cuenta las diferencias entre sectores, como son su potencial de mitigación y el crecimiento de la actividad en relación con el desarrollo económico y demográfico. Las empresas pueden plantear sus objetivos de reducción de acuerdo a su participación en su sector y la intensidad de emisiones de sus operaciones. Por lo tanto, una empresa con mayor participación en su sector requiere objetivos más ambiciosos y viceversa.


"La metodología SDA ha resultado ser una de las más reconocidas a nivel mundial para guiar a las empresas a emprender una ruta de decarbonización."

Los sectores incluidos en esta metodología contribuyen con más de 60% de las emisiones globales de GEI. Para cada uno, se propone un indicador de actividad para estimar la contribución de cada empresa al sector. Con base en los escenarios de la Agencia Internacional de Energía, es posible estimar la intensidad de CO2 a partir de la división de las emisiones directas totales de CO2 del sector en un año dado entre la actividad total del sector en el mismo año. Por ejemplo, para el sector de la generación de energía, un indicador común es la cantidad de kilovatio por hora (kWh) generada. Ésta es una unidad de energía que se usa generalmente como una unidad de facturación para la energía entregada a los consumidores por las compañías eléctricas.



3. ¿En qué es diferente?

Los dos enfoques más comunes para que las empresas fijen objetivos de reducción de emisiones coherentes con el umbral de 2°C son el de valor añadido y el SDA.

Por un lado, el método de valor añadido ha ganado popularidad en los últimos años entre las empresas pioneras que establecen objetivos de reducción. Este indicador asigna a las empresas un presupuesto en función de su contribución relativa a la economía. En la mayoría de los casos, esta contribución se mide como "valor añadido bruto".

Por otro lado, se encuentra el SDA. El SDA ofrece la posibilidad de establecer objetivos de reducción de emisiones asignando a cada compañía un presupuesto de carbono específico, tomando en cuenta la intensidad de CO2 de la empresa y del sector en la que opera. En lugar de utilizar un indicador que considere a la economía de manera agregada, el SDA considera los diferentes avances de cada sector ante factores como la población, economía o geografía. Este enfoque ayuda a reconocer diferentes oportunidades y costos de mitigación en función,a los disintos niveles de madurez técnica y comercial.


"El SDA ofrece la posibilidad de establecer objetivos de reducción de emisiones tomando en cuenta la intensidad de CO2 de la empresa y del sector en la que opera."

4. ¿En qué consiste?

Esta metodología toma en cuenta a) presupuesto de emisiones y b) escenarios de emisiones, c) la cobertura y clasificación sectorial, d) indicadores de actividad, e) alcance y f) la doble contabilidad.


a) Presupuesto global de emisiones

Los presupuestos de carbono son una manera simplificada de medir las emisiones adicionales que pueden entrar a la atmósfera si el objetivo es limitar el calentamiento global a niveles menores a cierto umbral (por ejemplo, 1.5°C). La estimación del presupuesto global de emisiones implica calcular las emisiones acumuladas desde la industrialización de la economía (1890) y estimar el restante que provocaría un aumento superior a 1.5°C. Tal "presupuesto" puede aumentar o disminuir en función de avances tecnológicos, regulatorios o de mercado que provoquen una caída o aumento de emisiones.


b) Escenarios de emisiones de carbono

Un escenario describe un camino de desarrollo hacia resultado particular. Es decir, son construcciones hipotéticas que resaltan los elementos centrales de un posible futuro y los factores clave que impulsarán su desarrollo. Por lo tanto, evalúa una serie de resultados hipotéticos considerando una variedad de estados futuros posibles (tanto favorables como no favorables) bajo un conjunto dado de supuestos y limitaciones.

c) Cobertura y clasificación sectorial

Para cada sector, se propone un indicador de actividad específico basado en la práctica común del sector. Los sectores que se incluye son:

  • Industria: comprende la fabricación de productos finales, la extracción de materias primas y la construcción.

  • Transporte: incluye la circulación de personas y mercancías por medios de transporte vía carreteras, vías férreas, agua y espacio aéreo.

  • Servicios: incluye todas las actividades relacionadas con el comercio, las finanzas, los bienes inmuebles, la administración pública, la salud, la alimentación y el alojamiento, la educación y los servicios comerciales (contempla la energía consumida).

  • Generación de energía: la energía es la actividad principal del negocio.


d) Indicadores de actividad

En general, se utilizan 5 indicadores de actividad por sector, los cuales son: kWh (energía), tonelada del material producido (industria), valor añadido (industria), kilómetro por pasajero recorrido (transporte) y metro cuadrado (servicios inmobiliarios).


e) Alcance de emisiones

Hay tres formas de tratar las emisiones en función de su alcance. El primer alcance se refiere a las emisiones de las que una empresa es directamente responsable, las cuales se calculan sobre la base de su participación relativa en la actividad total del sector. El segundo alcance se refiere a las emisiones indirectas procedentes del consumo de electricidad, calor o vapor adquiridos. El tercero cubre a las emisiones indirectas a lo largo de la cadena de valor, que son las emisiones generadas por sus proveedores y consumidores en actividades relacionadas con el producto de la empresa.


f) Doble contabilidad

Una de las preocupaciones más importantes en cuánto a la cuantificación de reducciones de emisiones es la doble contabilidad; es decir, cuando dos empresas declaran las mismas reducciones de emisiones. Por ejemplo, un fabricante de camiones puede hacer sus vehículos más eficientes, reduciendo así las emisiones de GEI. Por otra parte, una empresa de transporte puede usar tales camiones en su cadena de valor y argumentar que emite menos emisiones. El SDA evita la doble contabilidad al enfocarse en metas por empresa debido a que no se pretende hacer una evaluación de un sistema.


5. ¿Por qué implementarlo?

En la medida en que el cambio climático sea más evidente, las demandas sociales por evitar futuros desastres provocará que la regulación de emisiones de GEI sea más estricta alrededor del mundo. Por lo tanto, la descarbonización es una ruta efectiva para que las empresas sean más resilientes ante futuros ajustes de una transición sustentable. Sin duda, quienes comiencen hoy esa ruta, tendrán mayor probabilidad de mantener e incrementar su valor.


La metodología SDA ha resultado ser una de las más reconocidas a nivel mundial para guiar a las empresas a emprender una ruta de descarbonización. Si bien presenta varias limitantes, ha demostrado ser capaz de actualizarse ante los avances científicos relacionados con el cambio climático.


Establecer un punto de partida y de llegada es un paso necesario para trazar cualquier hoja de ruta. Hoy varios sectores pueden beneficiarse de la metodología SDA para conocer cómo aprovechar económicamente sus procesos de descarbonización mediante la implementación de nuevas tecnologías, prácticas administrativas o acceso a financiamiento climático, por ejemplo.

6. ¿Cómo se ha implementado?

Actualmente, corporaciones como Sony, Nestlé y Walmart se encuentran entre las más de 200 empresas internacionales que se han comprometido a utilizar objetivos con ayuda de la metodología SDA.


Por ejemplo, en el caso de Walmart se establecieron dos alcances, uno que abarca las emisiones de las cuales es directamente responsable y otra que cubre las emisiones indirectas de GEI procedentes del consumo de electricidad, calor o vapor adquiridos. Entre 2017 y 2018, Walmart redujo sus emisiones absolutas de alcance 1 y 2 en un 3.8%, equivalente a 0.72 millones de toneladas métricas de CO2. Las emisiones absolutas se han ajustado para los factores de red más recientes a partir de 2019 y para la venta de Walmart Brasil en agosto de 2018. Excluyendo el ajuste por la desinversión de Walmart Brasil, estiman que la reducción interanual sería de aproximadamente 4.5%.


En conclusión, la metodología SDA promueve innovaciones bajas en carbono. Además de mantenerse vigentes en el mercado, las empresas también pueden hacer uso de esta metodología para adaptarse con mayor facilidad a los fenómenos climáticos de corto y mediano plazo. Sin duda, una empresa con un plan de transición creíble será cada vez más valorada por inversionistas.


Lecturas complementarias


[1] SbTI (2015). Sectoral Decarbonisation Approach (SDA): A method for setting corporate emission reduction targets in line with climate science. Science-based Target Initiative. Publicado en: cutt.ly/1mGfMzu.


[2] Simon Dietz, Valentin Jahn, Michal Nachmany, Jolien Noels and Rory Sullivan (2019). Methodology and indicators report. Transition Pathway Initiative. Publicado en: cutt.ly/SmGgs7T.